AEFOL, con motivo del próximo Congreso EXPOELEARNING entrevista al ponente Álvaro Marín Malumbres, Director de Proyectos de Huete&co y Consultor Internacional de la Alta Dirección.

¿Nos puede avanzar las líneas fundamentales de su ponencia en el XVIII Congreso de EXPOELEARNING?

Es muy importante que la formación del futuro esté centrada en cómo llegamos al receptor final de nuestro curso o programa. Ahora bien, es igual o más importante entender en qué ciclo de formación y de vida nos encontramos para poder prediseñar proyectos formativos taylor made que se adapten a las necesidades de cada participante. ¿Qué perfil tiene? ¿Cómo procesa la información? ¿Qué le motiva e incentiva a seguir con mi curso? ¿Cómo puedo fidelizarlo? ¿Qué valor añadido le voy a generar?

¿Cuáles son los grandes cambios y novedades que vamos a ver en el mundo del e-learning en los próximos meses?

En mi papel como consultor he tenido y tengo la oportunidad de trabajar con grandes equipos con un gran talento, donde en muchas ocasiones existe una gran confusión sobre qué cursos formativos hacer, cómo orientarlos y en qué tipo de formación invertir para que se vean resultados eficientes y eficaces en el corto y medio plazo.

El e-learning del futuro pasa por hacer programas taylor made, flexibles y adaptables a las necesidades de cada participante.

¿Cree que en el futuro nos formaremos con robots? ¿Qué papel ocupará el ser humano como formador?  

Los robots ocuparán todas aquellas funciones formativas que sean meramente informativas. La formación no consiste únicamente en recibir información y procesarla. La neuroeducación y la neurociencia nos dice qué no es tanto la información que recibimos, sino cómo la recibimos. Ahí va jugar un papel muy importante el papel del formador social, emocional, sensible, flexible y carismático. El ser humano seguirá formando siempre y cuando pueda mantener “viva” la esencia que nos ser personas emocionales. El formador del futuro será a la vez coach, mentor, profesor y asesor de confianza.

¿Qué consejos daría a los jóvenes estudiantes que quieran dedicarse al e-learning?

Como bien decía Seneca, ningún viento es favorable para quien no sabe hacia dónde va. Por ello, mi primer consejo es que los jóvenes paren y piensen en lo que realmente les incentiva, motiva, apasiona (lo que denomino “PAUSA”). No conseguimos nada creando programas punteros tecnológica e informativamente si nuestro candidato o participante no está motivado o no sabe el por qué y para qué está haciendo este curso .De ahí la importancia de que cada joven pare, reflexione y marque una hoja de ruta y un plan de acción de aprendizaje para sus próximos años. Una vez sepa el para qué y el por qué quiere formarse, será el momento de preguntarse cómo y dónde. Ahí es donde entrarán las oportunidades de las compañías dedicadas al e-learning. En saber crear la necesidad para que su estudiante respondiendo a su por qué y para qué, concluya que el cómo y dónde sea su plataforma de aprendizaje.  

 

¿Te interesa el e-Learning?

Déjanos tu email para estar a la última en conocimientos y eventos:

¡Gracias! Recuerda confirmar la suscripción en tu bandeja de entrada.

Send this to a friend